TERRORISTAS

Dicen los de APROGC (siglas que podrían significar Agrupación de Primates Reaccionarios Organizados Garrulos y Ceporros, pero que al parecer significan Asocación Pro Guardia Civil) que las protestas mineras “no se pueden considerar protestas” sino “terrorismo callejero”, y que los mineros “no se diferencian en nada de los terroristas geográficamente cercanos a ellos, que atacaban cuarteles y vehículos del cuerpo”.

Y claro, esto me ha hecho pensar, y me ha dado por buscar en el diccionario la palabra “terrorismo”. Y lo que me he encontrado como definición es lo que sigue: “sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror”.

Y casi que ya me he quedado más tranquilo, porque si el terrorismo es eso que dice el diccionario, es un término que puede aplicarse a muchas cosas, a muchas situaciones, a mucha gente. Como a cierta gente que entra en plazas y calles de ciudades y pueblos a pelotazo limpio y soltando porrazos a mansalva, por ejemplo.

Dicen también los de APROGC (y no, no significa tampoco Animales con Porra Repartiendo Ostias con Gran Contundencia) que si siguen las cosas así vamos a “tener que lamentar la pérdida de alguna vida humana”.

Pero no creo que cumplan sus amenazas.

Vamos, digo yo.

Anuncios