EL FASCISMO YA ESTÁ AQUÍ

Se han emitido circulares prohibiendo a los funcionarios criticar al gobierno. Los empleados de la empresa privada no necesitan circulares: el miedo al despido impide las críticas a los jefes. Se gobierna a base de decretos sin que la opinión del pueblo importe un comino. Entra en vigor una norma que elimina el derecho de las personas a la atención médica en virtud de su nacionalidad; de su raza, como quien dice. Las “fuerzas del orden” entran repartiendo palos en casas particulares para reprimir las protestas, por ejemplo, de los mineros. Se multa por resistencia a la autoridad a manifestantes pacíficos agredidos por antidisturbios. Se restaura el marquesado de Queipo de Llano. Se multa a bomberos por comer un bocadillo en la calle. Se perdonan los impuestos a la iglesia. Se archivan investigaciones sobre robo de bebés cometidos por miembros de esa misma iglesia. Se adecúa la regulación del aborto a las exigencias de esa misma iglesia. Se blindan los privilegios de la familia real, de los aristócratas, de las “familias bien de toda la vida”. Se habla de “endurecer las penas por altercados públicos” y de “tipificar un delito de resistencia pasiva”. Periodistas considerados como “rojillos” (incluida una que se “arrepintió” a última hora y peloteó a destajo a los conservadores, aunque parece que no lo suficiente) son despedidos sin motivo aparente de la radiotelevisión pública. Incluso un miembro del partido que gobierna acaba siendo expulsado de su partido por criticar la postura de sus líderes en el conflicto con los mineros. Y acabo de saber que una federación de asociaciones de consumidores ha sido amenazada con la ilegalización por denunciar los recortes ordenados por la banca europea y practicados por el gobierno español.

Así, como suena.

Hasta tenemos a un líder gallego un tanto amanerado y ladino, que recibe órdenes de un personaje alemán de sexualidad dudosa y cabeza cadriculada.

Damas y caballeros, pasen, vean y cáguense en todo lo cagable. El fascismo ha vuelto a España. O a lo mejor es que no se había ido nunca.

Anuncios

KARINA BOLAÑOS

Sé que no ha sido el suceso más importante de los últimos días. Y sé que, a diferencia de otras muchas cosas que están ocurriendo, no va a afectar a mi vida diaria ni a la de la gente de mi entorno. Pero no me resisto a dedicarle esta entrada a la señora Karina Bolaños, que es ni más ni menos la que aparece en el vídeo del enlace siguiente:

http://www.soitv.com/este-es-el-video-erotico-por-el-que-despiden-a-vice-ministra-de-costa-rica/

A simple vista, el vídeo no tiene nada de extraordinario. Se trata simplemente de una mujer bastante atractiva que le dedica un vídeo erótico romántico a un hombre del que está enamorada. El hecho de que esta mujer sea (fuese) viceministra de Juventud en Costa Rica, aunque llamativo (más que nada por las diferencias evidentes con las ministras españolas), no es lo que me interesa. Ni el hecho de que, al parecer, el vídeo no esté dedicado al marido de la susodicha, sino a su amante o algo así. No, no me interesan esos detalles. El detalle interesante para mí es la destitución fulminante de que ha sido víctima la buena de Karina. Supongo que habrá pesado en la cuestión el hecho de que el gobierno al que pertenecía lo ocupa un partido conservador (y católico) que defiende los “valores familiares” y por lo tanto desaprueba la “obscenidad” (al menos, cuando la obscenidad sale a la luz y no la comete, por ejemplo, un cura). Pero en todo caso estoy casi seguro de que algunos de sus colegas de gabinete habrán hecho cosas bastante peores que esta, y van a seguir en sus puestos. De hecho, abundan en todo el mundo los políticos que han sido “pillados” haciendo cosas infinitamente más graves (robar, mentir, engañar, aceptar sobornos, amañar elecciones, arruinar un país) y no solo no han sido destituidos, sino que han recibido felicitaciones públicas del FMI o la UE o los USA.

Decía poco después de saltar el escándalo la buena de Karina que esperaba mayor apoyo de su partido y de su presidenta.

Y me quedó claro que el principal defecto de esta señora es la ingenuidad. Y eso se paga caro en todas partes. Y en la política, aún más.

Dicho lo cual, y ciñéndome a los vídeos, en España sin ir más lejos hay políticos que han protagonizado vídeos bastante peores, y no les costaron el puesto.

Os pongo unos enlaces con algunos ejemplos.

Y ahora, si me disculpáis, por un momento me he imaginado a Sor-Aya Sáenz de Santamaría protagonizando un vídeo similar al de mi amiga Karina. O a la Merkel. O a la Espe.

Y tengo que ir urgentemente a vomitar.

ANA BOTELLA

http://www.youtube.com/watch?v=xB1UUZJXIFw&feature=relmfu

ANA MATO

http://www.youtube.com/watch?v=hBPg7pX8FBM

http://www.youtube.com/watch?v=tLTrhbNEOR4

AZNAR

http://www.youtube.com/watch?v=2OEVq76nZtE

http://www.youtube.com/watch?v=FSJFTa2jvhk

ANDREA FABRA

http://www.youtube.com/watch?v=wSJojhUw_uI&feature=related

RAJOY

http://www.youtube.com/watch?v=tMxbrGn6tDM&feature=related

ALCALDE PUCELA

http://www.youtube.com/watch?v=IPEsYnoufNE

ESPERANZA AGUIRRE

http://www.youtube.com/watch?v=9ypnV6rgbMQ

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Me entero de que un tal Rubén, director del INJUVE enchuf, perdón perdón, nombrado por la siempre preclara ministra Ana Mato, ha emitido una circular interna en la que prohíbe a los funcionarios del susodicho INJUVE criticar las políticas del gobierno en horas de trabajo. No está “entre sus obligaciones”, afirma. Claro que, en la empresa privada no te dan una circular para prohibirte criticar a la empresa: se da por sobrentendido que criticar a la empresa suele llevar aparejado el despido.

Me entero también de que Repsol quiere demandar por injurias y calumnias a Víctor Herrero, un minero leonés, por haberse mostrado en una entrevista a favor de la nacionalización de YPF por el gobierno argentino. Eso sí, como son muy comprensivos le dan la oportunidad de retractarse públicamente (no sé si con la obligación de autoflagelarse en público o sin ella, no he profundizado mucho en el tema).

Tampoco hace tanto que Facebook censuró una caricatura en la que se mostraba a la Merkel en plan ama sadomaso humillando a Rajoy. (No, no era una foto sino una caricatura, aunque reflejase tan fielmente una imagen real). Y aunque hace algo más de tiempo, todos recordaréis que una portada del Jueves fue secuestrada judicialmente por ser “injuriosa” con el príncipe (no, el de Bekelar no, el otro).

Y a más de uno lo han echado hace poco de la radio y/o la televisión públicas, supongo que por “hablar más de la cuenta” o por “morder la mano que le da de comer”.

Y es que la libertad de expresión tiene sus límites. Y es bueno que así sea. De lo contrario, podría aparecer cualquier pelanas en un acto público mandando a los parados “a Laponia”. O cualquier diputada con pocos escrúpulos podría dedicar un entusiasta “que se jodan” a los desempleados de España (y somos muchos). O hasta podría ser que algún “periodista”, de, por ejemplo, no sé, Telemadrid o El Mundo, saliese alabando en público el presunto atractivo sexual de las niñas japonesas de 12 años, o declarando en términos muy crudos su predilección por “los chochos de 16 años”. O que algún obispo, no sé, de Alcalá por ejemplo, insulte a quien le venga en gana en los términos que se le antoje. O incluso que algún otro obispo, a lo mejor de Tenerife, por un poner, declare que muchos de los menores a los que los curas sodomizan “lo están deseando” y “te provocan”. O podría llegar a ocurrir, y esto ya sería el colmo, que algún medio de comunicación, igual con un toro en el emblema o algo así, se dedicase a lanzar infundios sistemáticamente, a acusar de terrorismo a todo dios o a inventarse directamente las noticias.

¿Os imagináis que eso ocurriese, eh? A lo mejor ni merecía la pena vivir en un país donde eso fuera posible…

LA CULPA ES TUYA

La culpa es tuya. De la crisis, digo. De los recortes. De la destrucción del ya de por sí no demasiado sólido tejido social de este (y otros) países. La culpa es tuya. Bueno, y mía. Y de todos. Bueno, de casi todos. De los bancos, las cajas, los especuladores y los políticos no. Ellos aplican, obligados por nuestra mala cabeza, y con todo el dolor de su corazón, estas medidas un poco incómodas que harán soltar a Europa el lastre que suponemos los parados, pensionistas, mineros, empleados públicos, estudiantes revoltosos y demás escoria.

“La culpa es vuestra, porque sois unos pillines que no pagáis los impuestos”, nos dice el hombre que blanquea dinero dudoso por una pequeña comisión del 10%.

“La culpa es vuestra, por abusar de la sanidad pública”, nos dicen los que regalan hospitales públicos a empresas privadas.

“La culpa es vuestra, por hipotecaros”, nos dicen los que colocaron no solo hipotecas, sino productos financieros llenos de trampas de todo tipo, a ancianas analfabetas, a ciegos, a cualquiera que se les pusiera por delante.

“La culpa es vuestra, por veniros a España”, les dice ahora a los “no nativos” el jefe de los explotadores que se han hecho de oro, entre otras cosas, pagando salarios de miseria a los “no nativos” y dejándonos de lado a los “sí nativos”.

“La culpa es vuestra, por vivir por encima de vuestras posibilidades”, nos dicen a coro el Baboso de las Barbas, la Loba del Deutsche Bank, la guarra esa del FMI que tiene un aire de druida travestido, y otros cien o doscientos tipejos más que nos echan en cara nuestro despilfarro mientras, envueltos en trajes de 1500 euros, haciendo la digestión del caviar y el champán, viajan en bísnes de ese hacia alguna reunión donde decidirán (a gastos pagos, naturalmente) cómo seguirnos jodiendo.

Y a mí lo único que se me ocurre es cagarme en la puta que los parió. Y unirme a todas las protestas y luchas contra ellos que me sea posible.

Si no lo hago, algo de culpa sí que tendré. Y tú, lo mismo.

NADA NUEVO

Antes de salir en misión urgente para Polonia, el hombre de la barba tuvo tiempo para decirnos (o mandar que nos dijeran) que el rescate no es un rescate y que la intervención no es una intervención. Algo creí entender de “línea de crédito”, o de “apoyo financiero”, o algo así.

Pero esto de jugar con el lenguaje no es nada nuevo.

Recuerdo que una chica con la que salí hace años me dijo”te quiero pero necesito un tiempo para pensar”, por no decirme que no me aguantaba ya y que me fuera a paseo. Y recuerdo a mi madre comentando que a la vecina le habían encontrado “una cosa mala”, por no decir que le habían diagnosticado un cáncer. Y a mi abuela hablando de que el hijo de la Aurelia  “anda con una gente un poco así”, por no decir que se dedicaba a atracar farmacias en compañía de otros yonkis, para pagarse la heroína.

Las cosas, dichas de otra manera, parecen otra cosa.

Pero son lo que son.

De hecho, a aquella chica no volví a verla el pelo. Mi vecina, la pobre, no pasó de aquel verano. Y el hijo de la Aurelia acabó muriendo de SIDA en la cárcel.

Habrá que ver cómo acabamos nosotros con esto del rescate. Perdón, con la “línea de crédito”.

Yo personalmente considero que “ha faltado tal vez un poco más de transparencia al respecto”.

Por no decir que nos están tomando por jilipollas.