RESULTADOS

Aunque con un poco de retraso, aquí traigo los resultados de mi pequeña encuesta acerca de la risa de Montoro, el que no vale ni para llevar la vaca al toro, como dijo Fulgencio.

Votaron 5 personas, de las cuales 3 creen que la risa de Montoro se debe a que alguna psicopatía le lleva a disfrutar de la ruina de sus compatriotas, aunque de esas 3 personas una matiza que esa patología se debe a que sus padres eras primos, y otra añade que la risa pude deberse en realidad a que los grandes empresarios y banqueros a los que favorece con sus políticas van a darle un sobre bastante jugoso por los servicios prestados. 1 persona opina que la risa tiene como origen un móvil en modo vibración introducido en el ano y un torrente de wasaps para el ministro de parte de la COPE. 1 persona (o algo así) afirmó que Montoro se ríe de mí (y sí, es cierto, de mí también, pero también de los demás).

Esos son los resultados.

Sea como fuere, lo cierto es que parece que Montoro ya no se ríe. No sabemos si es que el sobre de los “tiburones” estaba lleno de recortes de periódico (hasta para corromperse las cosas no son lo que eran), si es que su psiquiatra ha encontrado algún principio activo que consigue disimular sus arrebatos sádicos, o que se ha sacado el móvil del orificio rectal. O que le han llamado la atención porque eso de descojonarse mientras anuncias que el país va a la ruina de cabeza da mala imagen, y le han amenazado con que venga a explicárselo la Merkel en pelotas y con una fusta.

Y hablando de resultados, parece que los nuestros (como país, me refiero) no pueden ser peores. Va a continuar la recesión, la prima de riesgo se nos sube por las paredes, no nos compra deuda de esa ni el gato y salen los PPerros dejando caer que a lo mejor nos echan del euro los mismos alemanes a los que hasta hace nada los propios gaviotos nos pintaban como el colmo de la eficiencia y el ejemplo a seguir.

Vamos, que el país está literalmente jodido. Será porque los tiburones financieros no se cansan de darle por el culo. Así que si notas un dolorcillo ahí atrás, no te extrañes.

Ya sabes que en este bendito país nuestro, las ganancias (cuando las hay) son privadas, pero las putadas son para todos.

O casi todos.

Anuncios

INTERVENIDOS

Dicen el Risitas, la Culebra Barbuda y Sor Aya, y toda su cueva de Alí Babá, que el expolio al que someten a las personas más desfavorecidas es inevitable e imprescindible. Dicen que si no nos dejan al borde de la hambruna, las cosas serán aún peores. Dicen que si no nos apresuramos a hacer “por las buenas” todo cuanto nos mande Alemania, perdón, los bancos a través de Alemania, vendrá Europa (que según les convenga nos la presentan como una abuela generosa que da la propina o como un coco verde y peludo que nos amenaza) y nos hará esas reformas “por las malas”. Si no os dejamos sin nada, nos dicen, España será intervenida. Será intervenida, dicen, mientras reconocen que los recortes son ordenados por entidades exteriores (Europa, los mercados, la Merkel…); mientras un enviado de Europa del que el pueblo no conoce la cara, ni el nombre, ni la procedencia, ni la cualificación, se ha instalado ya (a gastos pagos, me figuro) en nuestro país para decidir si la política económica del gobierno es la adecuada; mientras el Parlamento alemán debate sobre el rescate español, un debate que el Parlamento español no puede hacer, porque al parecer no le compete.

Y esto, sin estar intervenidos. Teniendo un “gobierno soberano”, porque según parece la intervención no se ha producido (aún).

Y no sé por qué, me han venido a la mente aquellos gobiernos europeos de hace unos cuantos años que recibían con honores al ejército nazi, que se apresuraban a construir guetos y a entregar a las SS a los judíos, a los comunistas y a los homosexuales, a cambio de mantener su “independencia”. De “no ser intervenidos”.

¿Por qué me habré acordado de eso yo ahora?

(NOTA: ¿sabes de qué cojones se ríe el imbécil de Montoro? Mira la entrada de ayer y podrás opinar al respecto.).