EL FASCISMO YA ESTÁ AQUÍ

Se han emitido circulares prohibiendo a los funcionarios criticar al gobierno. Los empleados de la empresa privada no necesitan circulares: el miedo al despido impide las críticas a los jefes. Se gobierna a base de decretos sin que la opinión del pueblo importe un comino. Entra en vigor una norma que elimina el derecho de las personas a la atención médica en virtud de su nacionalidad; de su raza, como quien dice. Las “fuerzas del orden” entran repartiendo palos en casas particulares para reprimir las protestas, por ejemplo, de los mineros. Se multa por resistencia a la autoridad a manifestantes pacíficos agredidos por antidisturbios. Se restaura el marquesado de Queipo de Llano. Se multa a bomberos por comer un bocadillo en la calle. Se perdonan los impuestos a la iglesia. Se archivan investigaciones sobre robo de bebés cometidos por miembros de esa misma iglesia. Se adecúa la regulación del aborto a las exigencias de esa misma iglesia. Se blindan los privilegios de la familia real, de los aristócratas, de las “familias bien de toda la vida”. Se habla de “endurecer las penas por altercados públicos” y de “tipificar un delito de resistencia pasiva”. Periodistas considerados como “rojillos” (incluida una que se “arrepintió” a última hora y peloteó a destajo a los conservadores, aunque parece que no lo suficiente) son despedidos sin motivo aparente de la radiotelevisión pública. Incluso un miembro del partido que gobierna acaba siendo expulsado de su partido por criticar la postura de sus líderes en el conflicto con los mineros. Y acabo de saber que una federación de asociaciones de consumidores ha sido amenazada con la ilegalización por denunciar los recortes ordenados por la banca europea y practicados por el gobierno español.

Así, como suena.

Hasta tenemos a un líder gallego un tanto amanerado y ladino, que recibe órdenes de un personaje alemán de sexualidad dudosa y cabeza cadriculada.

Damas y caballeros, pasen, vean y cáguense en todo lo cagable. El fascismo ha vuelto a España. O a lo mejor es que no se había ido nunca.

KARINA BOLAÑOS

Sé que no ha sido el suceso más importante de los últimos días. Y sé que, a diferencia de otras muchas cosas que están ocurriendo, no va a afectar a mi vida diaria ni a la de la gente de mi entorno. Pero no me resisto a dedicarle esta entrada a la señora Karina Bolaños, que es ni más ni menos la que aparece en el vídeo del enlace siguiente:

http://www.soitv.com/este-es-el-video-erotico-por-el-que-despiden-a-vice-ministra-de-costa-rica/

A simple vista, el vídeo no tiene nada de extraordinario. Se trata simplemente de una mujer bastante atractiva que le dedica un vídeo erótico romántico a un hombre del que está enamorada. El hecho de que esta mujer sea (fuese) viceministra de Juventud en Costa Rica, aunque llamativo (más que nada por las diferencias evidentes con las ministras españolas), no es lo que me interesa. Ni el hecho de que, al parecer, el vídeo no esté dedicado al marido de la susodicha, sino a su amante o algo así. No, no me interesan esos detalles. El detalle interesante para mí es la destitución fulminante de que ha sido víctima la buena de Karina. Supongo que habrá pesado en la cuestión el hecho de que el gobierno al que pertenecía lo ocupa un partido conservador (y católico) que defiende los “valores familiares” y por lo tanto desaprueba la “obscenidad” (al menos, cuando la obscenidad sale a la luz y no la comete, por ejemplo, un cura). Pero en todo caso estoy casi seguro de que algunos de sus colegas de gabinete habrán hecho cosas bastante peores que esta, y van a seguir en sus puestos. De hecho, abundan en todo el mundo los políticos que han sido “pillados” haciendo cosas infinitamente más graves (robar, mentir, engañar, aceptar sobornos, amañar elecciones, arruinar un país) y no solo no han sido destituidos, sino que han recibido felicitaciones públicas del FMI o la UE o los USA.

Decía poco después de saltar el escándalo la buena de Karina que esperaba mayor apoyo de su partido y de su presidenta.

Y me quedó claro que el principal defecto de esta señora es la ingenuidad. Y eso se paga caro en todas partes. Y en la política, aún más.

Dicho lo cual, y ciñéndome a los vídeos, en España sin ir más lejos hay políticos que han protagonizado vídeos bastante peores, y no les costaron el puesto.

Os pongo unos enlaces con algunos ejemplos.

Y ahora, si me disculpáis, por un momento me he imaginado a Sor-Aya Sáenz de Santamaría protagonizando un vídeo similar al de mi amiga Karina. O a la Merkel. O a la Espe.

Y tengo que ir urgentemente a vomitar.

ANA BOTELLA

http://www.youtube.com/watch?v=xB1UUZJXIFw&feature=relmfu

ANA MATO

http://www.youtube.com/watch?v=hBPg7pX8FBM

http://www.youtube.com/watch?v=tLTrhbNEOR4

AZNAR

http://www.youtube.com/watch?v=2OEVq76nZtE

http://www.youtube.com/watch?v=FSJFTa2jvhk

ANDREA FABRA

http://www.youtube.com/watch?v=wSJojhUw_uI&feature=related

RAJOY

http://www.youtube.com/watch?v=tMxbrGn6tDM&feature=related

ALCALDE PUCELA

http://www.youtube.com/watch?v=IPEsYnoufNE

ESPERANZA AGUIRRE

http://www.youtube.com/watch?v=9ypnV6rgbMQ

CARROÑA

No solo cobrarán las medicinas, subirán el IVA, impedirán el acceso de los pobres a la educación y favorecerán los EREs. No se contentan con condenarnos al desempleo eterno o a las chapuzas en negro. No les basta con eso, sino que ahora los hijos de la gaviota, siguiendo órdenes de la Loba del Deutsche Bank y sus cachorros, van a recortar (más) las prestaciones por desempleo. Como si las míseras ayudas a los parados que han cotizado lo suficiente (porque, en efecto, en España las prestaciones por desempleo son básicamente contributivas) fuesen la ruina del país. Como si la gente que no encuentra un empleo fuese una horda de pícaros que se dedican a darse la gran vida con 500 ó 600 euros riéndose de los contribuyentes.

Y lo he visto claro como el agua. En términos socioeconómicos, estamos muertos, sin trabajo decente, sin esperanzas de obtenerlo, con unos servicios públicos menguantes, ahora con pagas aún más insignificantes, condenados por tanto a vivir de la caridad familiar, del sablazo a los amigos, de los alimentos comprados por todos que los adláteres de los curas reparten con aire condescendiente. Somos , cada vez más, como una columna de muertos vivientes reptando por calles, plazas y descampados. Y sobre nuestras cabezas vuelan en círculos buitres y gaviotas dispuestas a comernos la poca chicha que nos queda sobre el hueso. Somos carroña, nada más que carroña que apañar hasta dejarla completamente seca, para dejarla luego pudrirse y reducirse a polvo que el viento dispersará.

Y yo pienso, y digo desde aquí, que no lo toleremos, que intentemos espantar a pedradas a esas aves carroñeras, que peguemos fuego a sus nidos, que no toleremos estas agresiones ni un día más. Que nos unamos a los que ya están luchando con un buen par de cojones (y sí, hablo de los mineros, ¿de quién si no?) y no nos dejemos devorar sin resistencia.

Es nuestra única posibilidad de volver a la vida, o al menos de no servir de carroña a los buitres. Y a las gaviotas.