Acerca de elexterminadoralbordedelpanico

Ando siempre con una media sonrisa, pero no es porque esté contento. Es que el brillo cegador de la Europa de los mercados me deslumbra y me obliga a hacer muecas extrañas.

ACTOS DELICTIVOS

En esta semana que me he tirado sin asomarme a las profundidades del Internet han pasado un montón de cosas. Algunas, incluso, importantes, y no, no me refiero a las olimpiadas…

En primer lugar, y empezando por lo que me pilla más cerca, se ha quemado el ayuntamiento de León. Ninguna persona ha sufrido daños, lo que es de agradecer. Los integrantes del equipo de gobierno tampoco han sufrido daños, aunque yo eso personalmente lo agradezco menos. El caso es que el ayuntamiento se ha quemado y no se sabe bien cómo ha sido. Dicen bomberos y policía que no descartan que haya sido intencionado. La gente, a pie de calle, no descarta tampoco el acto delictivo, pero comenta que podría haberlo cometido el alcalde para eliminar algún documento comprometedor. Y a mí mis contactos en el consistorio me dicen que lo raro es que no se hubiera quemado antes ya que aquello es un no parar de obras y reformas (con sus consiguientes tiradas de cables, reinstalaciones eléctricas y demás) para poner nuevos despachos en los que colocar a la inagotable cantera de enchufados del ente municipal.

Por otra parte, he seguido con atención la acción de un grupo de sindicalistas andaluces, con el alcalde de Marinaleda y diputado autonómico Juan Manuel Sánchez Gordillo entre ellos, que se han llevado unos cuantos carros de comida, sin pagarlos, de varios supermercados, con la intención de entregar los alimentos a algunas familias que no tienen qué comer. La prensa ha calificado los hechos, de forma casi unánime, como actos delictivos. Y sí, lo sé, otros alcaldes no hacen esas cosas: un alcalde del PSOE nunca robaría para repartirlo a los pobres, más bien organizaría una cena del partido. Uno del PP probablemente ocultaría los alimentos para especular con ellos en el mercado de futuros. Aunque lo cierto es que lo de un diputado o un alcalde robando, lo hemos visto muchas veces, aunque con otro modus operandi más pulcro: adjudicación a dedo de un servicio previamente privatizado o de una obra innecesaria a empresa con la que vamos a medias con lo que sobre del desfase presupuesto-coste, cosas así. Los hay que hasta se hacen una estatua al efecto en el lugar de los hechos, y no lo digo por nadie…ejem…

Sea como fuere, el gobierno, aparte de estar en la tarea de dar caza a los émulos andaluces de Robin Hood, pretende eliminar la ya exigua ayuda de 400 euros que algunos parados reciben. El gobierno sabe de sobra que de esa ayuda dependen muchas familias que sin ella quedarán condenadas al hambre o a que algún Sánchez-Gordillo o similar les dé algo de comer. El gobierno lo sabe, y no le importa. Y eso, más que un acto delictivo, es un acto criminal con todas las letras.

También ha salido hablando, ya que hablamos de criminales, ese “cráneo previlegiado” que dirige el BCE, alabando la reforma laboral de Marianico el Recorto y aconsejando que los salarios de los trabajadores españoles (y me temo que no se refiere a los ejecutivos de la banca ni a los cargos de libre designación) se recorten aún más, entre otras memeces.

Y a fe mía que lo de ese pájaro sí que tiene delito.

Anuncios

UN DÍA CUALQUIERA

UN DÍA CUALQUIERA

-Y aquella entrevista que hiciste, ¿salió algo…?

-No me han llamado, no. Y a ti, ¿de aquello de…?

-De momento, nada.

Se hace un silencio no del todo cómodo. En la pantalla del televisor, una chica morena y un tipo con unas gafas ridículas aparecen muy excitados porque alguien ha ganado una medalla y ha batido un récord de nosequé ostias. En la calle hace un calor de cojones. Dentro del bar, también, pero al menos no da el sol. Bebemos un sorbo de vino. Despacio. Muy despacio. No es que queramos paladear los aromas del recio tintorro de la casa. Es que no podemos pagar una segunda ronda.

-El Asad está jodido. Los sirios es el pueblo con más cojones de todos los pueblos árabes.

El que habla, mientras señala una página de un periódico, es el camarero, que dedica gran parte de la jornada a charlar con los pocos clientes que entramos porque apenas tiene nada que hacer. Asentimos, en parte porque suponemos que al ser argelino, sabrá más que nosotros del tema, y en parte por pereza. Le pido el periódico y hojeo con desganada curiosidad las ofertas de trabajo. Hay pocas, y no son auténticas ofertas de trabajo (“Señora con experiencia se ofrece para cuidar ancianos”, “Fórmate para trabajar en cruceros de lujo”, “Empresa busca comerciales autónomos con coche propio y 5 años de experiencia”, “Gana 1500 euros al mes desde casa con nuestro método infalible”). En cambio, anuncios de putas hay a montones. Y cada vez más baratas. Mi colega ha salido a fumar uno de esos cigarrillos caseros de una picadura maloliente pero barata que le guardan en el estanco del barrio. Anda pidiendo prestado para comprar varios kilos antes de que entre la subida del IVA. No sé si lo logrará.

El timbre del móvil me saca de mis meditaciones. Me fijo en que tiene la pantalla rajada, igual tendría que cambiarlo un año de estos. Salgo a hablar a la calle. Es mi novia, que acaba de salir del curro. Está que se sube por las paredes. Parece que les van a cambiar el turno y les van a bajar el sueldo. Ha habido despidos. Y los jefes han dejado caer que habrá más. Y los del comité de empresa no saben. No contestan. Mientras hablo con ella pasa por la acera de enfrente una vieja amiga. Nos saludamos con un leve movimiento del mentón. Anteayer la acompañé a pedir comida a la beneficencia. Le dieron 5 kilos de macarrones y dos cajas pequeñas de galletas. Con eso tiene que tirar 3 meses, y tiene 3 hijos. No sé cómo lo hará, porque no tiene ingresos, ni muchos, ni pocos.

Después de colgar, me fijo en el letrero de “Se alquila” que luce la cristalera de la tienda de enfrente. Ya decía yo que no habían cerrado por vacaciones.

Acabados la charla y el cigarrín, volvemos adentro. Ahora, en la tele salen diciendo que hoy, o mañana, o ayer, yo qué sé, es un día decisivo para España porque el BCE y el FROB van a decidir si toman las medidas que se esperan o aconsejan los ajustes sugeridos por la Comisión y el FMI. Oigo a mi colega musitar: “La puta que los parió”.

Un día decisivo, dicen. Pero para mí es un día igual que otro cualquiera. Como ayer. Como mañana. Como el siguiente.

Como todos.

EL FASCISMO YA ESTÁ AQUÍ

Se han emitido circulares prohibiendo a los funcionarios criticar al gobierno. Los empleados de la empresa privada no necesitan circulares: el miedo al despido impide las críticas a los jefes. Se gobierna a base de decretos sin que la opinión del pueblo importe un comino. Entra en vigor una norma que elimina el derecho de las personas a la atención médica en virtud de su nacionalidad; de su raza, como quien dice. Las “fuerzas del orden” entran repartiendo palos en casas particulares para reprimir las protestas, por ejemplo, de los mineros. Se multa por resistencia a la autoridad a manifestantes pacíficos agredidos por antidisturbios. Se restaura el marquesado de Queipo de Llano. Se multa a bomberos por comer un bocadillo en la calle. Se perdonan los impuestos a la iglesia. Se archivan investigaciones sobre robo de bebés cometidos por miembros de esa misma iglesia. Se adecúa la regulación del aborto a las exigencias de esa misma iglesia. Se blindan los privilegios de la familia real, de los aristócratas, de las “familias bien de toda la vida”. Se habla de “endurecer las penas por altercados públicos” y de “tipificar un delito de resistencia pasiva”. Periodistas considerados como “rojillos” (incluida una que se “arrepintió” a última hora y peloteó a destajo a los conservadores, aunque parece que no lo suficiente) son despedidos sin motivo aparente de la radiotelevisión pública. Incluso un miembro del partido que gobierna acaba siendo expulsado de su partido por criticar la postura de sus líderes en el conflicto con los mineros. Y acabo de saber que una federación de asociaciones de consumidores ha sido amenazada con la ilegalización por denunciar los recortes ordenados por la banca europea y practicados por el gobierno español.

Así, como suena.

Hasta tenemos a un líder gallego un tanto amanerado y ladino, que recibe órdenes de un personaje alemán de sexualidad dudosa y cabeza cadriculada.

Damas y caballeros, pasen, vean y cáguense en todo lo cagable. El fascismo ha vuelto a España. O a lo mejor es que no se había ido nunca.

SONRÍE

Te engañaron.

Te dijeron que si estudiabas y sacabas una titulación serías alguien importante y te garantizarías un porvenir próspero. Así que te machacaste ante los libros mientras otros gastaban el tiempo en divertirse. Sacaste un título superior, una carrera, qué más da cuál. Estuviste trabajando gratis o poco menos en becas o prácticas, esperando en vano que después te harían un contrato de trabajo. Te tiraste meses o años preparando unas oposiciones que al final no se convocaron, o en las que las plazas estaban dadas por enchufe, o en las que sencillamente había más de mil aspirantes por plaza. Aceptaste, cuando te los ofrecían, cualquier trabajillo de mierda mientras esperabas pacientemente que saliese “algo de lo tuyo”. Y la espera, huelga decirlo, no ha dado sus frutos.

O te contaron que con trabajo duro se sale siempre adelante, y te pusiste a currar en cuanto pudiste. Hostelería, construcción, lo que fuese. Contratos temporales, jornadas maratonianas, trabajo en negro. Lo que te dieran. También te dijeron que con el dinero que obtenías reventándote los lomos debías comprar una casa y un coche, y con la ayuda financiera de un banco o caja, lo hiciste. Luego tu jefe te despidió porque no le gustaba tu cara, o te tocó la lotería de un ERE, y en ningún lugar parecen apreciar tu experiencia ni tu buena disposición hacia el esfuerzo. Te echan en cara, en las entrevistas, tu “falta de preparación”. Y el subsidio de paro se te acaba la semana que viene.

O te animaron a poner un negocio con el cuento de que frente a la crisis el mejor remedio es el espíritu emprendedor, así que pediste un crédito para abrir un bar, o una tienda, o una lavandería, qué más da. Y ahora, con tu negocio cerrado y más deudas de las que podrás pagar nunca, tu sueño de ser tu propio jefe se ha tornado en pesadilla.

En cualquiera de los casos, te engañaron, y ahora malvives de la caridad familiar, te arrastras mendigando cualquier trabajo, temes verte cualquier día debajo de un puente.

Y, en la tele, en la radio, en Internet, en los periódicos, en las vallas publicitarias se mofan de ti con anuncios de cosas que nunca podrás tener.

Y en los informativos, y a veces en la calle, gente que cree saber más que tú de tu vida, te echa la culpa de tu desgracia, te conmina a “arrimar el hombro”, te pide “un sacrificio más, por el bien de todos”. Te dice que saldremos de esta si obedeces. Te dicen que sonrías, a pesar de todo, porque ellos saben muy bien lo que hacen.

Y te sientes, cada día más, como un perro apaleado.

Y no es más que cuestión de tiempo que empieces a morder.

YA NO PUEDEN MÁS

Llevan más de dos meses sin que entre un duro en casa. Y enfrentándose día a día a los pelotazos de los antidisturbios, a los que además no consideran su auténtico enemigo. Y aguantando que el ministro les vacile. Algunos hasta atravesaron medio país a pie para hacerse oír. Algunos se encerraron en pozos a cientos de metros de profundidad, y se han tirado allí semanas y semanas. Y ya no pueden más. En sus casas, en todas, se pasan apuros. En algunas, se empieza a pasar hambre. Algunas empresas hablan de cierre si no se vuelve al tajo. Y la cerrazón del ministro Soria hace cundir el desánimo. Así que no puedo reprochar a los mineros que hayan puesto fin a la huelga, a pesar de que no se ha conseguido casi nada, y el sector sigue en el aire. Nada puedo reprocharles porque han aguantado como héroes mientras han podido. Algunos, de hecho, aún lo hacen: en el pozo Santa Cruz siguen encerrados, aguantando el tipo, hasta que Victorino Alonso les garantice que les pagará (a ellos y a sus compañeros) los salarios que les debe (no se fían de su jefe, y no es extraño, pues es un artista del recojo subvenciones y no pago las nóminas). Insisten, además, desde los sindicatos mineros, en que esto no ha terminado, en que las movilizaciones van a continuar, en que no se han rendido. Y yo les creo. Y agradezco la lección que los mineros han dado a toda la clase obrera durante este breve pero intenso periodo.

Pero no puedo evitar una cierta sensación de derrota.

KARINA BOLAÑOS

Sé que no ha sido el suceso más importante de los últimos días. Y sé que, a diferencia de otras muchas cosas que están ocurriendo, no va a afectar a mi vida diaria ni a la de la gente de mi entorno. Pero no me resisto a dedicarle esta entrada a la señora Karina Bolaños, que es ni más ni menos la que aparece en el vídeo del enlace siguiente:

http://www.soitv.com/este-es-el-video-erotico-por-el-que-despiden-a-vice-ministra-de-costa-rica/

A simple vista, el vídeo no tiene nada de extraordinario. Se trata simplemente de una mujer bastante atractiva que le dedica un vídeo erótico romántico a un hombre del que está enamorada. El hecho de que esta mujer sea (fuese) viceministra de Juventud en Costa Rica, aunque llamativo (más que nada por las diferencias evidentes con las ministras españolas), no es lo que me interesa. Ni el hecho de que, al parecer, el vídeo no esté dedicado al marido de la susodicha, sino a su amante o algo así. No, no me interesan esos detalles. El detalle interesante para mí es la destitución fulminante de que ha sido víctima la buena de Karina. Supongo que habrá pesado en la cuestión el hecho de que el gobierno al que pertenecía lo ocupa un partido conservador (y católico) que defiende los “valores familiares” y por lo tanto desaprueba la “obscenidad” (al menos, cuando la obscenidad sale a la luz y no la comete, por ejemplo, un cura). Pero en todo caso estoy casi seguro de que algunos de sus colegas de gabinete habrán hecho cosas bastante peores que esta, y van a seguir en sus puestos. De hecho, abundan en todo el mundo los políticos que han sido “pillados” haciendo cosas infinitamente más graves (robar, mentir, engañar, aceptar sobornos, amañar elecciones, arruinar un país) y no solo no han sido destituidos, sino que han recibido felicitaciones públicas del FMI o la UE o los USA.

Decía poco después de saltar el escándalo la buena de Karina que esperaba mayor apoyo de su partido y de su presidenta.

Y me quedó claro que el principal defecto de esta señora es la ingenuidad. Y eso se paga caro en todas partes. Y en la política, aún más.

Dicho lo cual, y ciñéndome a los vídeos, en España sin ir más lejos hay políticos que han protagonizado vídeos bastante peores, y no les costaron el puesto.

Os pongo unos enlaces con algunos ejemplos.

Y ahora, si me disculpáis, por un momento me he imaginado a Sor-Aya Sáenz de Santamaría protagonizando un vídeo similar al de mi amiga Karina. O a la Merkel. O a la Espe.

Y tengo que ir urgentemente a vomitar.

ANA BOTELLA

http://www.youtube.com/watch?v=xB1UUZJXIFw&feature=relmfu

ANA MATO

http://www.youtube.com/watch?v=hBPg7pX8FBM

http://www.youtube.com/watch?v=tLTrhbNEOR4

AZNAR

http://www.youtube.com/watch?v=2OEVq76nZtE

http://www.youtube.com/watch?v=FSJFTa2jvhk

ANDREA FABRA

http://www.youtube.com/watch?v=wSJojhUw_uI&feature=related

RAJOY

http://www.youtube.com/watch?v=tMxbrGn6tDM&feature=related

ALCALDE PUCELA

http://www.youtube.com/watch?v=IPEsYnoufNE

ESPERANZA AGUIRRE

http://www.youtube.com/watch?v=9ypnV6rgbMQ

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Me entero de que un tal Rubén, director del INJUVE enchuf, perdón perdón, nombrado por la siempre preclara ministra Ana Mato, ha emitido una circular interna en la que prohíbe a los funcionarios del susodicho INJUVE criticar las políticas del gobierno en horas de trabajo. No está “entre sus obligaciones”, afirma. Claro que, en la empresa privada no te dan una circular para prohibirte criticar a la empresa: se da por sobrentendido que criticar a la empresa suele llevar aparejado el despido.

Me entero también de que Repsol quiere demandar por injurias y calumnias a Víctor Herrero, un minero leonés, por haberse mostrado en una entrevista a favor de la nacionalización de YPF por el gobierno argentino. Eso sí, como son muy comprensivos le dan la oportunidad de retractarse públicamente (no sé si con la obligación de autoflagelarse en público o sin ella, no he profundizado mucho en el tema).

Tampoco hace tanto que Facebook censuró una caricatura en la que se mostraba a la Merkel en plan ama sadomaso humillando a Rajoy. (No, no era una foto sino una caricatura, aunque reflejase tan fielmente una imagen real). Y aunque hace algo más de tiempo, todos recordaréis que una portada del Jueves fue secuestrada judicialmente por ser “injuriosa” con el príncipe (no, el de Bekelar no, el otro).

Y a más de uno lo han echado hace poco de la radio y/o la televisión públicas, supongo que por “hablar más de la cuenta” o por “morder la mano que le da de comer”.

Y es que la libertad de expresión tiene sus límites. Y es bueno que así sea. De lo contrario, podría aparecer cualquier pelanas en un acto público mandando a los parados “a Laponia”. O cualquier diputada con pocos escrúpulos podría dedicar un entusiasta “que se jodan” a los desempleados de España (y somos muchos). O hasta podría ser que algún “periodista”, de, por ejemplo, no sé, Telemadrid o El Mundo, saliese alabando en público el presunto atractivo sexual de las niñas japonesas de 12 años, o declarando en términos muy crudos su predilección por “los chochos de 16 años”. O que algún obispo, no sé, de Alcalá por ejemplo, insulte a quien le venga en gana en los términos que se le antoje. O incluso que algún otro obispo, a lo mejor de Tenerife, por un poner, declare que muchos de los menores a los que los curas sodomizan “lo están deseando” y “te provocan”. O podría llegar a ocurrir, y esto ya sería el colmo, que algún medio de comunicación, igual con un toro en el emblema o algo así, se dedicase a lanzar infundios sistemáticamente, a acusar de terrorismo a todo dios o a inventarse directamente las noticias.

¿Os imagináis que eso ocurriese, eh? A lo mejor ni merecía la pena vivir en un país donde eso fuera posible…